El 56% de las aeronaves incapaces de volar: el increíble talón de Aquiles del Ejército francés.

Traducido por Lucas Pita del artículo original de Vincent Lamigeon http://www.challenge.fr

A pesar de un presupuesto de 4 mil millones de euros dedicado al mantenimiento, más de un aparato de cada dos no está apto para el vuelo. Florence Parly lanza un gran plan de reorganización y eleva el tono concia la industria.

¿El plan de la última oportunidad? La Ministra de Defensa Florence Parly presentó el lunes 11 de diciembre, desde la Base Aérea 105 de Evreux, un gran plan de modernización de las operaciones de mantenimiento de aviones y helicópteros del Ejército, conocido como el MCO aeronáutico en la jerga militar (Mantenimiento en Condición Operacional).

La conclusión es clara: a pesar del importante presupuesto (4.000 millones de euros por año, con un aumento del 25% en cinco años) y de los efectivos correspondientes (22.000 personas en las Fuerzas Armadas), las cifras de disponibilidad de aviones y helicópteros del Ejército son catastróficas. El nivel de disponibilidad media alcanza solamente el 44%, frente al 55% del año 2.000. Mientras que el 56% del material aeronáutico de las Fuerzas Armadas no está listo para volar, las fuerzas francesas mantienen su contribución en el Sahel y Oriente.

La situación es todavía más grave para cierto tipo de material. Si el Rafale alcanza la cifra media y mediocre, del 49,3% otras cifras se acercan al cataclismo: 22,5% para el avión de transporte C-130, 25,6% para el helicóptero de combate Tigre, 31,7% para el Caracal del Ejército de Tierra (Super Cougart) y 26,7% para el Lynx, según las cifras obtenidas por el diputado François Cornut-Gentille.

El General André Lanata, Jefe del Estado Mayor del Ejército del Aire, precisaba recientemente ante los diputados de la Comisión de Defensa, poder contar sólo con uno de cada dos A400M, en una flota actual de doce aparatos. “La consecuencia de todo esto es que las tripulaciones se entrenan menos, los pilotos se encuentran bajo presión, los técnicos de mantenimiento son muy demandados, y el coste de la hora de vuelo aumenta”, subraya Florence Parly. El coste de una hora de vuelo en Caracal ha pasado de 19.000 a 34.000 euros de 2012 a 2016, lo que supone un aumento del 81%. En cuanto a la hora del C-130, ha pasado de cerca de 6.000 euros en 2012 a 15.000 euros en 2016, un aumento del 150%!!

IE9S9902

Organización ultra-compleja

¿Por qué este rendimiento desastroso? Las causas son múltiples. Hay una contribución enorme, algunos dirán excesiva, de fuerzas francesas sobre teatros de operaciones muy exigentes (Sahel, Oriente), donde el calor y la arena provocan una fatiga acelerada de los motores y turbinas de helicópteros y aviones.

La disminución de efectivos en los ejércitos, antes de la remontada de 2015, han dejado también secuelas: el ministerio había previsto siete mecánicos por Rafale, y al final hacen falta doce., como lo recordaba el General Lanata en octubre.

Hay también un efecto tijera para el mantenimiento, entre los nuevos programas, con aparatos aún no maduros y por tanto con mantenimiento caro (A400M) así como equipos antiguos camino del agotamiento, cada vez más difíciles de mantener en estado operativo (Transall, C-130, Cougar, Puma, Lynx).

La otra causa importante de los rendimientos catastróficos del MCO aeronáutico, puestos en evidencia en el informe remitido a Florence Parly por el Ingeniero General de Armamento Christian Chabbert, es la organización de los recursos de mantenimiento, que aparece demasiado compleja, con una gran dispersión de responsabilidades.

Los actores son múltiples: hay un promotor público, la SIMMAD (Estructura integrada de mantenimiento en condición operacional de materiales aeronáuticos del ministerio de la Defensa). Hay una industria pública, el SIAé (Servicio Industrial de la Aeronáutica) supuesto competidor de la industria privada para hacer bajar sus precios. Hay constructores y motoristas (Airbus, Dassault, Safran, Thales…). También están las industrias especializadas (Sabena Technics, Air France Industries). Como ejemplo, de esta dispersión de responsabilidades, el mantenimiento del Tigre es objeto de una treintena de contratos diferentes.

La Industria, futuro promotor

El plan anunciado por Florence Parly pretende poner orden en esta maraña de responsabilidades. No se contempla un aumento de medios, ya que parecen suficientes.

La organización en su conjunto se verá afectada: una nueva Dirección, la DMAé (Dirección de Mantenimiento Aeronáutico) será creada el primero de marzo de 2018. Ésta, dependiente directamente del Jefe de Estado Mayor del Aire, reemplazará a la SIMMAD, con un Director responsable del rendimiento del MCO aeronáutico. El acento debe ponerse sobre un número limitado de contratos “largos y globales” que deben responsabilizar de principio a fin a la industria.

En Francia y por cada aeronave, una persona de la industria será nominado “tutor” (maître d’œuvre) único: coordinando los trabajos de organismos públicos y privados.

Los ejércitos serán liberados de la logística aeronáutica (repuestos), en beneficio de “cajeros automáticos logísticos de la industria” instalados en las Bases Aéreas.

Todos los contratos serán renegociados, desde aquellos de todas las flotas de helicópteros, hasta los del Rafale, cuyos contratos de mantenimiento vencen en 18 meses.

En cuanto al SIAé, un estudio complementario de seis meses se iniciará para mejorar su rendimiento, dándole más libertad de acción sobre compras, acuerdos de colaboración y recursos humanos, conservando, en todo caso, su estatus público.

Mensaje a la industria

 La misión confiada por la Ministra sobre el mantenimiento aeronáutico francés se anuncia complicada, porque no hay receta milagrosa para copiar del extranjero: Alemania reconoce los mismos problemas de disponibilidad, con solamente el 32% de sus cazas Eurofighter Typhoon en vuelo, y 28.6% de helicópteros Tigre.

Pero todos coinciden en que “el nivel de disponibilidad no va a subir de la noche al día”. Florence Parly ha recordado que quiere resultados concretos para 2020. Un mensaje dirigido principalmente a la Industria: “nosotros compramos para volar, no para tener en stock, ni en los hangares ni sobre el aparcamiento de aviones, ha recordado la Ministra. Me parece paradójico que yo tenga que precisar algo que parece tan evidente. ¿Hace falta que eso vuele? como se dice en los escuadrones, las flotillas y los regimientos. ¿Es mucho pedir? Señoras y Señores de la Industria, yo os planteo con franqueza y muy directamente esta cuestión”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s